4
75

Tipos de materias primas para negociar en bolsa

Las materias primas son una de los instrumentos favoritos para negociar en bolsa.

Dada su popularidad como activo refugio, muchos empiezan a tener curiosidad con respecto a este sector en particular.

Y es que encontrar un activo que puede protegerte contra fenómenos como la volatilidad en Forex o la inflación es una oferta sumamente irresistible.

Ahora bien, cuando empiezan a investigar sobre materias primas se consigue con toda una gama de activos diferentes.

Y esa emoción inicial empieza a desvanecerse porque lo ven como algo muy complicado.

Pero en realidad, los tipos de materias primas pueden resumirse en 5 grupos.

De ellos, hay algunas que son más negociadas que otras, siendo las que ofrecen las oportunidades más favorables en cuanto a liquidez y valor.

¿Sabes cuáles son? Si la respuesta es no, descuida.

Además de conocerlas acá, entenderás sobre formas de negociar con ellas, e incluso, ciertas condiciones necesarias antes de negociar con materias primas en la bolsa de valores.

¿Dónde se negocian materias primas

Los mercados en los que se intercambian materias primas son también llamados, de productos básicos y commodities (en inglés).

Su carácter es descentralizado y en total existen unos 50 principales alrededor del mundo.

De todos los más importantes son: la Bolsa de Metales de Londres, la Chicago Board of Trade y la New York Mercantile Exchange.

¿Qué se negocia en el mercado de commodities?

Para armar una estrategia clara si quieres negociar commodities, es importante que tengas en claro cuáles son los productos intercambiados en este mercado.

Se distinguen entre bienes perecederos y no perecederos, clasificados en 5 grupos:

* Los granos.

* Los softs.

* Las energías.

* Los metales.

* Las carnes.

En el grupo de granos podrás negociar con soja, trigo, maíz, avena y cebada. En la sección de softs se encuentran el algodón, el café, el azúcar y el cacao.

Para las energías puedes optar por petróleo crudo, gasolina, gas natural, etanol y nafta. Pero si buscas metales entonces encontrarás oro, plata, cobre, platino, aluminio y paladio.

Y también cuentas con opción de negociar carnes de ganado bovino, porcino, además de leche y manteca.

¿Qué tan riesgosas son las materias primas?

Una de las premisas que caracterizan a las materias primas es el nivel estable de riesgo que poseen.

De hecho, cuando ocurren momentos de inestabilidad en otros sectores, es muy común el hecho de que las actividades en el sector de materias primas incrementen.

Por algo son consideradas activos refugio. Entre sus características (y ventajas) podemos encontrar:

* Permiten diversificar una cartera de negocios con todo tipo de activos variables.

* Se sostienen en base a una constante demanda para todo tipo de proyectos industriales.

* Ofrecen protección anti inflacionaria, evitando la erosión del poder adquisitivo y el rendimiento de la inversión.

* Su manejo es de fácil entendimiento aun para niveles poco expertos.

¿Cuáles son las más negociadas

Las materias primas más negociadas se distinguen de sus compañeras por: el nivel de demanda para procesos productivos.

En ese caso, las mejores cotizadas en este aspecto son el trigo, la soja, el maíz, el petróleo y el gas natural.

En el ramo de los metales preciosos, el oro y la plata toman la delantera por encima del cobre y el paladio.

Pero los softs también se destacan. Es ahí donde encontramos en primer lugar al café, seguido del azúcar, el algodón y el cacao.

Formas de negociar con materias primas

Si estás interesado en negociar con materias primas puedes elegir cualquiera de las siguientes formas:

Empezar como trader particular. Deberás contratar los servicios de un bróker, el cual ejecutará tus decisiones de compra y venta.

Ahora bien, este tipo de negociación exige un elevado conocimiento tanto de materias primas como finanzas, inversión, control de riesgo, economía.

Aunque hay servicios que además de operar, ofrecen asesoría personalizada, es muy importante que tengas una previa formación en trading y bolsa de valores a fin de que esas decisiones sean las más acertadas.

Otra forma es a través de cuentas manejadas por un gestor.

Si bien puede ser un poco más seguro y cómodo debido a que solo contratar sus servicios, estos se encarga de movilizar tu capital tiene ciertas particularidades a considerar:

* Pagas comisiones de entre 2 a 20% de los resultados.

* Corres riesgo de ser víctima de fraude y estafa.

* Quedas fuera de control de tu capital.

No obstante, sea cual sea tu opción, es importante que cuentes con un plan de inversión.

Este te dejará en claro cuáles son tus objetivos, y cuán bien se van cumpliendo con el paso del tiempo.

Así recurras a un gestor de cuentas. Podrás tener una idea de si su efectividad es correspondiente a lo que ofrece su oferta.

Negociar en cualquier clase de activo sin un plan es una acción que solo lleva a un destino: la quiebra.

Mostrar comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario