8
86

Cómo aprovechar los megafondos para invertir con inteligencia

Los megafondos son un ideal de inversión por una gran razón, más allá de las importantes sumas de dinero que manejan.

También son mucho más que sus considerables ventajas: bajo riesgo de emisor y variedad en ofertas.

Los megafondos son el ejemplo número 1 de que para invertir con inteligencia hay que saber cómo aprovechar hasta el más mínimo o máximo recurso existente.

En este caso, hemos de aprender el ejemplo de algunos de sus más exitosos casos y la notable lección que dan tanto para el experimentado como principiante inversor.

¿Qué es un fondo y un mega fondo?

El fondo de inversión es una organización en la que se ofrece la inversión colectiva o IIC, reuniendo aportes de distintos inversores que pueden ser de origen natural como jurídico.

El objetivo de la creación del fondo es unir los aportes para invertirlos en diferentes instrumentos financieros: acciones, forex, materias primas, entre otros.

La organización principal es la que asume la responsabilidad como sociedad administradora de los aportes dados. Muchas veces esta figura la asume un banco o institución financiera.

Ahora bien, la figura del megafondo se reconoce como el conjunto de diversos tipos de fondos de inversión, sean fondos financieros, fondos de desarrollo, o fondos inmobiliarios.

Un mismo conjunto puede tomar en cuenta tanto de bonos, de renta fija, accionarios, de renta variable, o balanceados.

La variedad depende de la estrategia para la cual sea creado ese megafondo.

De acuerdo a la gerente en portafolios de inversión, Angélica Villegas, los beneficios de optar por un megafondo de inversión están:

La diversificación del riesgo de emisor.

Con el megafondo, este factor queda resuelto debido a la cantidad enorme de emisores con la que cuenta, por lo que si la acción de un determinado emisor cae a perdida, el impacto que esto tendrá en el total del megafondo será al mínimo.

La flexibilidad.

El megafondo le permite ver a un operador cuál estrategia es mejor seguir dentro de los numerosos fondos que son conjuntados a nivel global.

Principales megafondos en el mundo

El principal megafondo que existe en el mundo es el megafondo soberano noruego.

Este resulta el ejemplo a seguir de cómo invertir con inteligencia es la clave del éxito.

El país europeo se ha distinguido por saber cómo derivar sus ingresos de reservas en petróleo y gas natural para multiplicarlos en el megafondo de inversión número 1.

Se estima que para el año 2020, el megafondo soberano de Noruega pueda ostentar la suma de 1 millón de millones de dólares.

Poco más de 200 personas tienen la responsabilidad de administrar operaciones por 1000 millones de dólares de forma semanal, tanto desde la oficina central ubicada en el Banco de Noruega, como en sus filiales en Nueva York, Singapur, Londres y Shanghái.

Sin contar que el 1% de las acciones en el mundo están concentradas en él, conociéndose que en Europa poco más de 2% de las compañías registradas están bajo su propiedad.

¿Qué le hace diferente de Wall Street o de las demás Bolsas de Valores? Su inminente pasividad y tranquilidad.

El megafondo soberano noruego de inversión no es para quienes viven el minuto a minuto de las fluctuaciones bursátiles.

Un ejemplo claro se puede recordar cuando Facebook decidió adjuntarse en las acciones de la Bolsa de Wall Street.

Los noruegos decidieron creer en el red social, por lo que al ver cómo empezaron a caer las acciones, no corrieron como los demás a venderlas, se mantuvieron incólumes.

Gracias a que esa inversión la hicieron tal como siguen haciendo las demás, con inteligencia.

Evaluaron ventajas, las compararon con las desventajas, consideraron el valor probable de Facebook, y cuantificaron la gran pérdida como la gran ganancia.

De acuerdo al presidente ejecutivo del Fondo de Pensiones de Noruega, Yngve Slyngstad, se trata de que: “En tiempos de turbulencia tenemos la posibilidad de sentarnos a esperar que pase”.

“Eso fue lo que ocurrió en el periodo 2008-2009… Muchos otros inversionistas se vieron forzados a vender. Nosotros tuvimos el privilegio de no sólo sentarnos en nuestros activos, sino de acumular más… Trabajando con la razón y no con la fuerza”.

Casos de mega fondo en América

Por fortuna, en América ya se cuentan con unos primeros megafondos ideados a cumplir el mismo objetivo: trabajar con la razón y no con la fuerza.

Países como Costa Rica, Perú y Colombia son algunos de los que comienzan a virar en pro de la inversión con inteligencia.

El gran fondo de inversión en Costa Rica

Inscrito ante la Superintendencia General de Valores de Costa Rica, el gran fondo de inversión ideado por Aldesa es un producto dirigido tanto a inversores naturales como jurídicos que piensan en su crecimiento a largo plazo, específicamente, entre 4 a 5 años.

Cómo invertir en Perú

El megafondo para invertir en Perú tiene por nombre Sura. Con este se busca implementar la inversión estratégica al ser creado en base al perfil clientelar.

El mismo cuenta con 5 subdivisiones de inversión: a corto, mediano y largo plazo, el fondo Sura Global Dólares; con bonos de vencimiento, el fondo Sura Renta Periódica; y el fondo Sura Inmobiliario, el cual se proyecta a ser lanzado a nivel regional, abriendo las ofertas desde Perú a Uruguay, Chile, Perú, Colombia, El Salvador y México.

El megafondo en Colombia

Pero no hay que esperar por mucho ya que en Colombia se cuenta con una alternativa local de megafondo: Lapef V.

Este fondo de capital privado, gestionado por Advent International, cuenta con una fluidez de 1.650 millones de dólares, siendo el de mayor poder en toda América Latina.

De acuerdo al director ejecutivo de Advent, Diego Serebrisky, se plantean que dichos recursos sean dirigidos a las compañías relegadas de la Bolsa de Valores, siendo la primera vez para ellos poner la mira en organizaciones financieras, empresa de servicios, concesiones y entes de salubridad que están en suelo neogranadino.

“Lo que nosotros buscamos es invertir en compañías medianas y grandes ya establecidas y que tengan una historia de generación de ingresos y utilidades, donde a través de nuestro capital y nuestra experiencia en todo el mundo podamos ayudar a que esas compañías crezcan de forma más rápida y mejoren su rentabilidad”.

El mega fondo: una gran alternativa de inversión

Al hablar de un megafondo como gran alternativa de inversión queremos hacer referencia a algo más allá de un número voluble.

El gran de la ecuación está en el saber invertir con inteligencia, procurando un estudio previo de cada oferta para saber cómo operar con eficacia.

Con el megafondo se evitan trabajar con premuras, y mucho más, se evitan estadios de pánico.

Fomentan una sana metodología al momento de operar con instrumentos financieros: trabajar con la razón y no con la fuerza.

La única con la que en verdad se traza el buen camino al éxito.

Mostrar comentarios

No hay comentarios

Deja tu comentario